La razón por la cual los métodos de gestión de cartera de aplicaciones y sistemas no encajan más en la realidad empresarial actual

 (Amberes, Bélgica) Escribo de la ciudad donde el concepto de logística ha sido reinventado a lo largo del tiempo, para hablar sobre la gestión del portafolio de sistemas y requisitos de software y cómo los métodos más tradicionales no se corresponden con la realidad actual.

La gestión de cartera de aplicaciones e incluso de componentes gira en torno a la optimización de recursos y el ajuste frecuente a la retroalimentación del mercado y de los usuarios, reflejando la aceptación de los productos y la incertidumbre del contexto general.

En esta alineación permanente, una de las principales cuestiones es: ¿cómo mejor distribuir el presupuesto por la cartera?

Los problemas que a la salida del enfoque tradicional permiten identificar:

1. No se consideran todas las variables y la imprevisibilidad del contexto

  • presupuesto
  • Dimensión y naturaleza de todos los productos / proyectos
  • Prioridades particulares y estratégicas de negocios o de productos
  • Disponibilidad de recursos
  • Cambio de ejecutivos y estrategias de gestión
  • Iniciativa o respuesta de la competencia, entre otras variables que no se pueden predecir o contener.

2. El proceso tradicional es largo y pesado

Normalmente en la planificación tradicional comeca con un año de antecedencia. Se recogen ideas, y se toman decisiones basadas en casos de negocios, llenos de suposiciones y premisas. Un business case no es el método adecuado para seleccionar ideas o proyectos, dado el alto nivel de incertidumbre factual y juicios de valor personales, opiniones individuales de quien está involucrado en el desarrollo del business case y tiene interés personal en hacer que suceda o no.

Un buen business case requiere esfuerzo y tiempo para ser creado y lo mismo se aplica para analizar el resultado:

  • Recopilar datos;
  • Crear / modificar el modelo de business case
  • Hacer suposiciones
  • Crear y justificar el modelo de negocio, en el lado de los ingresos (aumenta los ingresos del proyecto, ahorro de costos del proyecto) y del lado de los costos.
  • Preparar el análisis final y las recomendaciones.
  • Si el esfuerzo para crear el business case es muy grande, se pueden encontrar formas de atajar el proceso para su aprobación más rápida. La selección de proyectos, con base en business cases genera desperdicio: hay una inversión de esfuerzo para justificar ideas que, una vez priorizadas, no tendrán espacio en el presupuesto o tiempo posible.




Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.